Desregulación infantil

Regular emociones intensas en la infancia y adolescencia

Introducción

¿Es tu hije el que está gritando en el supermercado por algo que le dijiste de antemano que no podía tener? ¿Es tu hijo el que sigue llorando cuando todos los demás parecen estar pasando un buen rato? ¿Te mira tu hije con enojo cuando le dices que no puede hacer algo que él/ella quiere hacer? ¿Tiene un berrinche cuando le pides que se vaya a dormir? ¿La tarea escolar se transforma en una pesadilla? ¿Te da miedo decirle que no a tu hije? Si has respondido “sí” a más de una de las preguntas, es posible que tu hije tenga emociones intensas que no logra regular fácilmente.

 

¿Qué es la desregulación emocional?

Un niñe o adolescente que está emocionalmente desregulado reacciona intensamente, inmediatamente a situaciones o cincunstancias a las que otros no pueden reaccionar y le resulta difícil volver a su estado inicial. Podríamos decir que un niñe o adolescente así, pasa de cero a 100 en segundos.

Marsha Linehan desarrolló la terapia dialéctico comportamental (DBT) para ayudar a personas cuya incapacidad para manejar sus emociones afecta su capacidad de regular los comportamientos. “Los comportamientos del tratamiento DBT incluyen enseñar a las personas:

  1. comportamientos nuevos y más efectivos para reemplazar los peligros y comportamientos problemáticos, y
  2. cómo pensar dialécticamente para aceptar que diferentes perspectivas que pueden parecer contradictorias pueden ser ciertas.

La dialéctica de la aceptación y el cambio es uno de los principios básicos de DBT. En el contexto de la crianza de les hijes, esto significa que vos y tu hije: están haciendo (y han hecho) lo mejor que pueden, y ambos pueden aprender nuevas habilidades para hacerlo aún mejor.

 

¿Por qué ocurre la desregulación emocional?

Marsha Linehan desarrolló la “teoría biosocial” como una forma de entender la desregulación emocional generalizada. Según Linehan, algunos niñes nacen con una predisposición a la desregulación de las emociones; reaccionando de inmediato e intensamente a situaciones emocionales y tienen dificultades para calmarse y volver a cómo estaban antes de que ocurriera la situación. Un niñe/adolescente con desregulación emocional es incapaz de modular sus respuestas conductuales a las intensas emociones que experimenta como abrumadoras.

Intensidad emocional y los sentimientos de tu hije

Las emociones no se desarrollan ni ocurren de forma aislada; son el resultado de reacciones fisiológicas y/o procesos cognitivos. Algo interno (un pensamiento) o externo (un evento) hace que experimentemos una emoción. A veces experimentamos la emoción tan rápido que tal vez ni nos damos cuenta de lo que realmente la causó.

Las emociones varían en su intensidad, en cuánto duran y en las respuestas de comportamiento que las motivan. ¿Cómo puedes diferenciar las respuestas y los comportamientos típicos de niñes de la edad de su hije debido a comportamientos que pueden requerir alguna ayuda o consulta? La respuesta a esa pregunta no radica sólo en mirar el comportamiento que ves. También radica en observar:

  1. la intensidad de la respuesta;
  2. cuánto dura la respuesta antes de que su hije pueda regresar a un estado de calma;
  3. si la respuesta emocional generaliza y se transfiere a otras situaciones similares; y
  4. si su hije comienza o no a responder de manera similar a una variedad más amplia de contextos y situaciones.

Tu hije no es su comportamiento

Los comportamientos pueden ser cambiados. Se aprenden las respuestas conductuales de los niñes/adolescentes y pueden no estar arraigados en sus personalidades. Comprender y ayudar a tu hije depende de aprender a separar a tu hije de sus comportamientos. Tu hije no es su comportamiento. sus comportamientos son lo que hace, no quién es.

Si tu hije no logra regular emociones intensas es bueno saber cuándo pedir ayuda a un profesional

Si observas alguna de estas situaciones, podría ser oportuno realizar una consulta con un profesional psicólogo:

  • Ser incapaz de diferenciar entre situaciones, respuestas, causas y efectos;
  • Respondes a los eventos de manera extrema;
  • Alcanzas un alto nivel de intensidad muy rápidamente;
  • Tenes problemas para priorizar lo que es importante y estás abrumada por opciones;
  • Te lleva mucho tiempo volver a un estado de calma después de un incidente.

Si tu hije tiene reacciones emocionales muy intensas, cuanto antes recibas ayuda él/ella y vos, mejor será el resultado.

Artículo escrito por Lic. Vanina Teti